Una amiga (amiga de las de verdad) me pasó un artículo de etapainfantil con el titular “La maternidad muestra tus verdaderos amigos”. Me dijo que se sentía totalmente identificada y que le echara un vistazo. La verdad es que el tema me hizo reflexionar, y así de primeras, debo decir que hay cosas en las que no estoy de acuerdo.

No estoy de acuerdo en afirmar tan rotundamente que al convertirte en madre/padre no conservarás a ninguna de tus amistades anteriores. Como tampoco estoy de acuerdo en afirmar que esa estampida de amigos se deba, al hecho en sí, de haber sido madre/padre.

Y por qué no estoy de acuerdo?

En primer lugar.

Creo que afirmar que después de ser madre/padre no conservarás a ninguno de tus amigos anteriores, no representa la realidad. Yo he sido madre hace casi tres años y sigo conservando a los mismos amigos de antes de serlo. Ahora bien, creo que aquí entra en juego a lo que cada uno considere como amigo. Me refiero, a que no todo el mundo le da el título de amigo a cualquier persona. Yo, sin ir más lejos. No soy una persona que me considere por tener muchos amigos, de hecho a mis amigos los puedo contar con los dedos de una mano. Sin embargo, sí que tengo muchos colegas, conocidos, compañeros… estos son los que probablemente te juzguen, te critiquen, les moleste que seas madre, que hables de cosas de madres, e incluso te contesten con comentarios del tipo “tú te lo buscaste“… (cosas que un amigo de verdad no haría nunca) Personas que ya no les interese que formes parte de su círculo más cercano y por lo tanto acaben desapareciendo de tu vida. Aunque siendo honestos, y sin generalizar, no todo el mundo es igual, y por suerte, de esas personas también podrán salir amigos, buenos amigos. Porque la vida es un camino muy largo, y aunque hay amigos que nos acompañarán toda la vida, habrá algunos que tomen caminos distintos y otros que pasarán a formar parte de él.

Por lo tanto, para mí, un amigo es una persona en la que puedes depositar toda tu confianza, a la que le puedes contar tus problemas sin sentirte juzgada, una persona sincera que no solo te diga lo que te gustaría escuchar, sino que te diga la verdad porque quiere lo mejor para ti, que te apoya y está contigo en los buenos y sobretodo en los malos momentos…. Un amigo puede significar tanto o más que alguien de tu familia. Como se suele decir, a la familia no la eliges, a un amigo sí!

En mi vida me he llevado algún que otro palo por parte de gente que consideraba mi amiga, amiga de verdad. Gente que te aparta de su lado sin saber el motivo y dejando una herida abierta. Puede que eso haya condicionado mi manera de pensar, me haya hecho más desconfiada y me sirviera para darme cuenta de que no todo el mundo que dice ser tu amigo se merece el título de amigo. Al igual que muchas veces, a pesar de considerarlo amigo, no se necesite un motivo, como el que ahora estamos hablando de ser madre/padre, para perderlos o que dejen de formar parte de tu vida.

En segundo lugar.

No estoy de acuerdo en afirmar que, el hecho en sí, de ser madre/padre sea el causante de la pérdida de amigos. Sí creo que lo que lo puede provocar son las nuevas circunstancias de tu vida. Está claro que tu vida sufre un giro de 180 grados. Tus prioridades son otras, tu forma de ver la vida también es diferente… y por mucho que te gustaría, no puedes arrastrar a tu entorno, a tus amigos, a esas circunstancias nuevas. Circunstancias que también serían diferentes si en vez de ser madre/padre, hablásemos de una enfermedad, de una situación económica, de un cambio de trabajo… Por lo tanto no es el hecho en sí, sino las circunstancias resultantes de ese hecho. Y diréis! Si son amigos de verdad  dejarán todo para estar contigo, sea la circunstancia que sea… pero realmente sería justo? Tú serías buena amiga si lo permitieras? La que está en esa circunstancia nueva eres tú, o bien porque te tocó o lo has elegido, entonces por qué arrastrar a tus amigos a una situación que a ellos no les corresponde? Volvamos al tema de ser madre/padre. Entiendo que ahora no te puedas pegar las juergas que te pegabas antes, entiendo que ya no tengas la libertad de irte cualquier día por ahí, de compras, de risas o simplemente a pasar el día… y eres consciente tú y lo son tus amigos, por eso estoy convencida que ellos, como buenos amigos, pondrán todo de su parte para adaptarse en la medida de lo posible, y en vez de irse de copas toda la noche, te invitará a comer, charlar, echaros unas risas… te llevará de paseo para que te desahogues…. y hasta ahí. No veo justo pedirles que cambien su modo de vida, toda su vida, por adaptarse a unas circunstancias que solo te corresponden a ti. Para mí esa es la verdadera amistad, seguir ahí a pesar de las diferentes circunstancias de cada uno. Pedir, obligar o intentar que ellos se adapten a tus circunstancias no sólo es egoísta sino que será el motivo de que acabéis tomando diferentes caminos.

En último lugar.

No creo que un amigo tenga que buscar excusas para no verte. Creo que en una amistad hay suficiente confianza para no tener que recurrir a excusas para decir que hoy no le apetece, que prefiere dejarlo para otro día… sin que eso suponga un problema. Ahora, que levante la mano quien esté libre de culpa. Seguramente todos en algún momento lo hemos hecho, y ahí es a donde quiero llegar. Hablamos de poner excusas y echamos la culpa a la gente que desde que somos madres/padres ya no cuentan con nosotros para hacer cosas. Y aunque considero que en cierta medida sí que es verdad, muchas veces esa situación es resultado de algo que hemos ido provocando nosotros con negativas e incluso, a veces también, recurriendo a excusas, porque no nos apetece, porque estamos cansados, porque ese tiempo que tienes libre prefieres aprovecharlo para otra cosa… te preguntan una, dos, tres, cuatro… veces y en todas, la respuesta es no puedo, no puedo, no puedo… llega un punto que la gente deja de preguntar, porque automáticamente da por hecho que tu respuesta va a ser, no puedo. Y no, no lo comparto, creo que no cuesta nada un WhatsApp (son gratis, no?) diciendo hemos decidido hacer esto o lo otro, te apuntas? Porque puede que fueran dos no, pero esta vez fuera un sí. Porque el que  ahora sea madre/padre no significa que tenga que dejar de hacer (o no pueda hacer) todo lo que hacía antes, simplemente tienes menos tiempo y dependes de otras circunstancias para poder hacerlo.

Me gustaría terminar diciendo que da igual el hecho de ser madre o no, por tu vida pasarán amigos de verdad y personas que estarán de paso. Es tu responsabilidad decidir quiénes se merecen el título de amigos.

Como dice la canción de Julio Iglesias:

Pocos amigos que son de verdad
Cuantos te halagan si triunfando estás
Y si fracasas bien comprenderas
Los buenos quedan los demas se van
…..
La vida sigue igual

15 comments on “Amigos vs Maternidad… de Verdad?”

  1. Muy bien dicho. Igual que tú creo que esos alejamientos se deben en parte a nosotros, a que como m(p)adres estamos más involucrados en esta nueva etapa de nuestras vidas, en otras actividades, en visitas diarias a parques, en mañanas enteras en casa liados con las actividades del día a día en esta nueva y maravillosa condición familiar. La clave como bien dices es no perdernos, e intentar mantener contacto con las personas que en verdad queremos. Un abrazo !!!

  2. No puedo hablar porque a mí más que la maternidad me ha condicionado , y siemporel constante traslado de ciudad.He hecho nuevos pero he perdido muchos, que no han llevado las distancias ni las necesidades que me han supuesto atender a tres niños, uno especial. ;Me ha gustado mucho tu enfoque

    • Ya! Desde la distancia es más complicado. Aún así cuando se quiere se puede. Como dices hay que saber llevarlo (la distancia y las necesidades de ser madre) Gracias Vane. Un besazo.

  3. Estoy de acuerdo, completamente. Amigo no es cualquiera… A mí lo que me ha hecho perder a los amigos es el despido, y, por tanto, la distancia… Pero lo he vivido tantas veces…
    Para lo importante están, así que tampoco me puedo quejar.

  4. Los amigos de verdad, si son de verdad no desaparecen. Yo si que he notado distanciamiento pero por ambas partes. Antes podía hablar más, ahora no, pero siguen estando ahí. Nadie ha desparecido, aunque si hay más distancia pero se que si hiciera una llamada, ahí los tendría igual que ellos a mí

    • El distanciamiento muchas veces es inevitable, pero como dices, lo importante es saber que pase lo que pase están ahí! Gracias Raquel!

  5. Totalmente! Son las circunstancias que hacen que nuestra vida ya no tenga la facilidad de antes o que no podamos hacer los mismos planes que antes. Pero como dices, loa buenos amigos se quedan a pesar de eso porque tanto tu, como ellos, ponéis de vuestra parte. Al final eso es la amistad, estar ahí pase lo que pase!

  6. Los amigos están SIEMPRE! Los de verdad te acompañan en cada etapa de tu vida, yo también soy de pocos amigos, es más puedo decir que aquí en España desde que llegué solo puedo nombrar dos., me es fácil confiar en la gente pero eso tiene sus consecuencias y ahora voy con más ojo. Muy bonito tu post guapa.

    • Gracias Itzel! Tú lo has expresado mejor que yo. Los buenos amigos te “acompañan” en cada etapa de nuestra vida. Un beso enorme!

  7. Que razón tienes! Yo creo que en ocasiones exijo más de la cuenta sin darme cuenta de todo ello. Mis circunstancias de vida han cambiado pero eso no hace que ellos tengan que cambiar tb por mi. Ya conté en el grupo que me sentí mal porque preguntaban por otro bebe y no por el mío. Pero en verdad el otro bebe tiene 4 meses y el mío 14 y siempre se han preocupado por el. Puede que haya sido algún puntual y yo le haya dado más importancia porque este más sensible. Lo cierto es que ellos nunca han dejado de llamarme por el hecho de ser madre. Cuando he podido he ido y cuando no, no. Pero en todo caso la excusa nunca ha sido mi hijo (lo llevo siempre conmigo) sino la falta de ganas por cansancio o cualquier otro motivo.

    • Lo de que pregunten por uno y por otro no, independientemente de la edad que tengan es un poco feo, pero como dices posiblemente sea algo puntual, es más me aventuraria a decir que lo hicieron sin darse cuenta o ni siquiera pensarlo. Lo importante es como dices que ellos siguen ahí, y siguen contando con vosotros. Un besito grande!

  8. Amigos, palabra q como dices utilizamos muy a la ligera y hace que en ocasiones te lleves palos que nunca esperabas (de todo se aprende),pero llos que realmente son AMIGOS siempre estarán.Puede wue pase tiempo sin que los veas, incluso w ese simple whassap tarde en llegar (pej. un simple.. lo mando luego y se m va el santo al cielo…soy uuna experta en idas de olla)pero SIEMPREEE,estaràn ahi cuando los necesites, SIN PREGUNTAS,SIN EXCUSAS.
    nunca perderas un amigo por ser madre o padre, simplemente que las cosas que hacias con ellos probablemennte tendran que acondicionarse a la nueva circunstancia, eso es algo que hay q asumir desde el minuto uno.

    • Qué te voy a contar que tú no sepas! Lo maravilloso de la amistad, la de verdad, es precisamente eso, que aunque pasen días, semanas… parezca que realmente han sido cinco minutos! Porque las circunstancias efectivamente pueden cambiar por muchos motivos, pero los buenos amigos permanecen! Un beso gordote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *