… después de meses sin publicar. Sí, estamos de vuelta!! Una vuelta que estaba prevista para mucho antes pero, no os voy a engañar, no fue fácil encontrar el momento, o quizás las palabras, puede que también interfirieran un poco los ánimos o las circunstancias. Qué os voy a decir que no sepáis!!

El caso es que a día de hoy, a pesar de que ya han pasado muchos meses, más de medio año, que se dice pronto, del comienzo de esta pandemia, me sigue pareciendo increíble. Un mal sueño. Me sigo sorprendiendo a mí misma mirando a través de la ventana del coche, mientras espero a que el semáforo se ponga en verde, como la vida recupera su curso, como la gente ha retomado el ritmo frenético de ir y venir, esa vida acelerada a la que meses atrás habíamos tenido que renunciar, pero con la diferencia de que ahora sus caras están escondidas bajo mascarillas de todos los colores y estampados. No me creo que haya cambiado tanto todo.

No me creo que hayamos aprendido tanto estos meses para olvidarlo tan pronto. 

Y ahí dentro del coche (no se vosotros pero yo soy de las que cuando voy en el coche me gusta pensar, reflexionar… ) sentada, con la música a medio volúmen, como si el cristal del coche me diese el poder de invisibilidad, sigo mirando a mi alrededor y, poco a poco, una sensación de tristeza me va invadiendo. 

Y hablo conmigo misma, sí, también soy de esas, y me digo que no hay momento perfecto, ni estado de ánimo adecuado, hay circunstancias mejores y peores, pero seguimos aquí, y debemos estar agradecidos a pesar de las contrariedades.

Entonces, me sorprendo moviendo la cabeza a modo de negación, y pienso como me hubiese gustado seguir en mi burbuja de evasión por los siglos de los siglos. Como me hubiese encantado seguir disfrutando de la vida sin prisas, ni presiones, esa vida de la que me sentí afortunada por un tiempo (ojalá no hubiese sido necesaria una pandemia para darnos cuenta de ello). Pero la burbuja explotó, y ahora solo nos queda acostumbrarnos a este aire nuevo, al dolor de lo perdido, a la incertidumbre, a la esperanza, al miedo… a la vida tras la mascarilla.

Quizás he tardado más de la cuenta en darme cuenta…

… pero cada uno tenemos nuestros tiempos, nuestras necesidades, nuestras heridas. Hoy la burbuja explotó, o quizás hice porque explotara. Sea como sea, estoy aquí. Hoy decido salir de la burbuja. Sin promesas, sin presiones, sin pretensiones más que la de seguir, como y cuando se pueda. Con objetivos personales nuevos, mucha ilusión y el mismo corazón de siempre. 

Nos leemos. Se os quiere.

10 comentarios en Decido salir de la burbuja…

    • Ay!! 😭😭 Gracias Mónica!! No me gusta el refrán: males de muchos, consuelo de tontos… pero es cierto que reconforta saber que no estamos solos y somos muchos los que nos sentimos igual. Sobretodo en situaciones tan excepcionales como esta. Otro abrazo enorme. 😍🥰🥰

    • Cierto es!! Habrá que aprovechar ese aire fresco para renovar energías. Gracias por tus palabras, siempre estás ahí, nunca fallas!! 😘😍

  1. Cómo echaba de menos tus palabras, tus reflexiones que me hacen pensar y sentir,ganas de más que nos dejas con ganas de transmitir ilusión y toda la grandeza de tu corazón, gracias😘😘😘

  2. Cuánto te entiendo… Yo estoy también así, sin encontrar las palabras, el momento… Será que, como tú dices, hay tanto por dentro que todavía no puede aflorar.
    Seguimos aprendiendo.
    Un abrazo enorme ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *