Vuelvo, sí, con más cositas para regalar el día de la madre, y es que no me podía olvidar de las flores. Pero… y si os digo que estás flores además de ser preciosas, también son flores aromáticas

Creo que no se puede pedir más, no? Estas flores aromáticas de fieltro son lo más, y está mal que lo diga yo, pero es que son ideales para regalar, para poner de adorno y además perfumar la casa!! Mola, eh!! Pues vamos allá.

Materiales:

  • Fieltro de colores 
  • Tijeras
  • Pistola de silicona 
  • Palitos de madera de brochetas o similar
  • Suavizante de la ropa o aceite esencial

Paso a paso:

Los tallos:

Lo primero que vamos a hacer son los tallos. Para ello, cortamos en fieltro verde un trozo de 1 x 30 cm. Le ponemos pegamento en la punta y lo pegamos a uno de los extremos del palo de madera, vamos echando pegamento y enroscando hasta cubrir todo el palito. Si sobra fieltro verde lo cortamos. 

Los distintos tipos de flores:

Lavanda

Se corta un pedazo de fieltro de color malva de 6 x 25 cm. Se echa pegamento por la orilla de abajo a todo lo largo, se dobla la pieza y se pega. Ahora con unas tijeras vamos haciendo cortes de 3 mm más o menos sin llegar al final del otro extremo.

Cogemos el tallo, le echamos pegamento en la punta y pegamos la pieza malva con la parte cerrada hacia abajo. Vamos pegando a lo largo del tallo en espiral

Si veis que la pieza malva es muy larga podéis cortarla al largo que deseéis.

Ahora, en fieltro verde, cortamos un circulo pequeño, más o menos de 5 cm de diámetro y lo cortamos haciendo picos. En el centro le hacemos un corte para colar la pieza por el tallo desde abajo. Echamos pegamento y lo pegamos a la base de la lavanda, presionamos para que se pegue bien y haga unas ondas.

Ya tenéis la flor de lavanda lista.

Rosa

En fieltro rojo hacemos un círculo del tamaño más o menos de un CD. Recortamos la pieza intentando que en el borde de fuera queden como unas ligeras ondas.

Seguiremos recortando la pieza en espiral como si se tratase de una concha de una caracol tal que así.

Cogemos el tallo y le echamos pegamento en la punta, empezamos a pegar la espiral roja desde el centro hacia afuera. Y la iremos pegando de manera que la parte de abajo de la espiral, la que no tiene ondas, quede recta.

Ahora, en fieltro verde, haremos la base de la flor, al igual que en la lavanda, cortamos un círculo de 5 cm de diámetro, y lo recortamos haciendo piquitos, en esta ocasión los haremos mas juntos y más pequeños. Le hacemos un pequeño corte en el centro, lo colamos en el tallo por la parte de abajo y lo pegamos a la base de la rosa presionando.

Rosa lista!

Girasol

Empezaremos por el centro. Para ello cortaremos en fieltro marrón una pieza de 6 x 25 cm. Hacemos lo mismo que con la lavanda, echamos pegamento a lo largo de la pieza y por la orilla, doblamos y presionamos para que se peguen. Ahora vamos haciendo cortes pero en esta ocasión serán de 5 mm aproximadamente. Ya está lista para pegarla al tallo, la diferencia con la lavanda, es que en este caso en vez de pegarlo en espiral lo pegaremos recto, como hicimos con la rosa, es decir, manteniendo recta la base de la pieza.

Ahora cortamos en fieltro amarillo otra pieza de las mismas medidas, 6 x 25 cm, la doblamos por el medio y cortamos. En cada una de ellas haremos unos cortes de aproximadamente 1 cm de ancho y sin llegar al otro extremo. Deberían quedar ocho “pétalos”. A cada pétalo le cortamos el final y lo redondeamos un poco.

Repetimos el proceso con la otra pieza de fieltro amarillo. Una vez que las tenemos listas, las pegamos, vamos echando pegamento y las vamos pegando en recto siguiendo la base de la flor. Lo mismo con la segunda pieza, pero empezaremos a pegar para que los pétalos de este, queden intercalados con los de la pieza anterior.

Por último hacemos en fieltro verde un círculo de 9 cm de diámetro más o menos,  lo recortamos haciendo unos picos como en los casos anteriores. Le hacemos un corte en el centro, lo metemos por la parte de abajo del tallo y lo pegamos a la parte de abajo de la flor presionando para que quede bien pegado todo alrededor de la base de la flor.

Lista!! 

Las hojas:

Una vez tenemos listo el tallo y la flor, le pondremos unas hojas. Esta parte es tan sencilla como recortar piezas en fieltro verde con forma de hoja y pegarlas al tallo. 

A mayores, hemos hecho dos ramitas con pompones de colores a modo de capullitos. Para ello, solo hay que hacer los tallos, ponerles unas hojitas verdes. Por otro lado recortaremos en fieltro verde un círculo de más o menos 4 cm de diámetro, lo cortaremos haciendo 4 hojitas pequeñas y le pegamos dentro el pompón haciendo forma de capullo. Pegar estos a las ramas y listo.

Las flores ya están listas!! Yeah!!

No me digáis que no son preciosas. Pero espera… qué falta ponerles el aroma para que huelan bien y desprendan olor!! Cómo? En un recipiente echamos un poco de agua y un poco de suavizante de lavar la ropa, si en vez de suavizarte utilizamos algún aceite esencial, de lavanda o similar, se echarán unas gotitas en un poquito de agua. Nosotros lo hemos hecho con suavizante porque el que usamos es de aromaterapia de flor de lirio, por lo que nos viene ideal. Cogemos una gasa o un disco desmaquillarte (que no suelte pelusa), lo empapamos en la mezcla, escurrimos el exceso y vamos presionando las flores con cuidado hasta que las hayamos humedecido un poco. Se dejan secar y…. MmmMmm!! qué bien huelen!! 

Regalazo, eh!! Y ya veis que es sencillo sencillo!! Animaros y contadme el resultado!! También podéis dejarme vuestras opiniones y sugerencias!! 

Hasta la próxima!! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *