Últimamente, (y digo últimamente por los últimos tres años de mi vida) tengo la constante sensación de que se me olvidan las cosas. Y ojalá fuera solo eso, una sensación, pero la triste realidad es que se me olvidan. Y no una o dos cosas, se me olvidan muchas, y además con más frecuencia de lo que me gustaría o consideraría normal.

Al principio pensaba que era porque no le prestaba demasiada atención a las cosas. Después de tener al peque lo achacaba al cansancio, a la falta de dormir… y aunque no iba muy desencaminada, fue de casualidad que me enteré que esa falta de memoria no solo tenía una explicación, sino también nombre propio. La MOMNESIA, conocida también como la AMNESIA DE LAS MADRES.

Qué es la MOMNESIA?

La momnesia o amnesia de las madres es la pérdida parcial de memoria a corto plazo o conocida también como memoria activa. Ésta es la que se encarga de mantener en la mente, de forma activa, una pequeña cantidad de información de manera que se encuentre inmediatamente disponible durante un corto periodo de tiempo. Por lo tanto, la memoria a corto plazo es la que interviene en la mayoría de las actividades de nuestro día a día. De ella depende que podamos interactuar con nuestro entorno y con la personas que nos rodean.
La momnesia también está relacionada con la memoria espacial. Encargada de saber donde están las cosas.

A qué es debida la MOMNESIA y cómo nos afecta?

La momnesia es debida a los cambios hormonales que se producen durante y después del embarazo. Concretamente a los altos niveles de hormonas como la prolactina, el estradiol, la progesterona, el cortisol, y sobretodo, la oxitocina .

El cerebro de la madre sufre una transformación. La parte del cerebro conocida como amígdala cerebral, que está relacionada con las emociones, se intensifica, haciendo que la madre sea más sensible a las necesidades del bebé. En definitiva, el cerebro de la madre pasa a centrar su atención en el vínculo emocional con el bebé pidiendo refuerzos a la memoria para ocuparse de lo que ahora es más importante, el cuidado del bebé.

Lo demás pasa a un segundo plano, lo que hace que unido a la falta de sueño, estrés, cansancio… no solo sea más difícil recordar cosas cotidianas, tareas, informaciones… sino que sea toda una odisea poder hacerlo. A esto hay que sumarle que la memoria a corto plazo tiene capacidad limitada, por lo que el cerebro crea una especie de neblina mental que obstaculiza la fijación del recuerdo y propiciando así tener espacio de memoria disponible en caso de que la necesite.

Así que ya sabes, si has ido al supermercado a buscar algo y has llegado a casa con una bolsa llena de cosas pero te falta lo que habías ido a buscar… es normal. Si en el trabajo ves que te cuesta recordar con más dificultad las cosas y ahora tienes que tomar notas cuando antes no lo hacías… es normal. Si llevas media hora buscando las llaves de casa, nos las encuentras por ningún lado, y finalmente aparecen en la nevera… es normal.

Si aún así, te preocupa.

Qué podemos hacer?

En principio la momnesia aparece en las primeras semanas de embarazo y se prolonga hasta los seis o doce meses de la maternidad. Hay en sitios que incluso hablan de los veinticuatro meses de la maternidad.

Yo debo ser la excepción que confirma la regla porque estoy cerca de hacer los tres años de ser madre y… nada, sigo igual de olvidadiza! Será defecto de la máquina!

El caso es que mientras esperamos que nuestros lapsus mentales cada vez sean menos, podemos hacer cosas para favorecer o ayudar a la memoria.

BUSCAR UN MÉTODO DE ORGANIZACIÓN. Los que me conocéis ya es sabido por vosotros que uso Bullet Journal. Un método de organización súper sencillo para organizar nuestras tareas del día a día y que nos permite no sólo llevar un control de nuestras tareas para no olvidarnos de ellas, sino también liberar la mente de cargas innecesarias.

EJERCITAR LA MENTE. El cerebro, como cualquier otro músculo de nuestro cuerpo, responde a las actividades y estímulos, por lo que aprender nuevas cosas ayuda a crear nuevas vías neuronales, estas a su vez crean nuevas conexiones y por lo tanto hacen que el circuito neuronal crezca. Para ello puedes empezar con algún hobby que te guste, apuntándote a clases de música, de pintura, de idiomas… o puedes recurrir a actividades más cotidianas como pueden ser hacer sudokus, crucigramas… Puedes optar también por descargar una app o jugar a videojuegos destinados específicamente a favorecer la memoria (hoy en día hay muchísimos). Estos estimularán tu mente tanto como aprender cosas nuevas.

DORMIR MÁS. Se recomienda entre siete u ocho horas al día de sueño ininterrumpido, aunque a las madres se les recomienda más horas debido a que tienen más desgaste físico y emocional. También se recomienda establecer unas rutinas de sueño, acostarse y levantarse siempre a la misma hora. Sin embargo, sé lo que estás pensando, soy consciente de que en la realidad llevarlo a la práctica es muy complicado. Establecer unas rutinas es misión imposible y en el mejor de los casos, podremos dormir tres o cuatro horas del tirón. Dormimos a demanda del bebé. Así que en este caso, haz lo que puedas.

TIEMPO LIBRE. Soy consciente de que el tiempo libre siendo madre abunda por su ausencia. Pero hay que aprovechar el poco tiempo libre que tenemos para hacer cosas que nos gusten, desconectar e incluso interactuar con otras personas. Hay estudios que respaldan que tener una vida social activa ayuda a que el cerebro esté en activo y por lo tanto se produzca un deterioro de la memoria más lento. Esto es debido a que la interacción con otras personas estimula nuestro cerebro porque siempre está alerta a la reacciones impredecibles de los otros.

DELEGAR O PEDIR AYUDA. Parece una tarea sencilla, pero a veces nos cuesta mucho pedir ayuda. Tenemos la necesidad de querer o poder hacerlo todo nosotras solas. Así que quítate esa culpa de no poder llegar a todo y pide ayuda.

COMER SANO. Limitar el consumo de ácidos grasos, alimentos procesados o azucarados refinados…. Aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales como son las frutas, las verduras y los frutos secos que contienen fósforo, magnesio, vitaminas B, vitamina E… y antioxidantes, que ayudarán a proteger la células cerebrales del daño causado por radicales libres. Algunos indispensables en nuestra dieta son: las espinacas que ayudan a mantener la conductividad eléctrica del cerebro.. la calabaza que ayuda a nuestra mente a estar ágil y despierta… el brócoli ayuda a proteger el cerebro tras una lesión y potencia la memoria… el tomate ayuda en la prevención de muchas enfermedades cerebrovascular o ictus… Todos los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 conocidos por ser muy buenos para mantener la agudeza mental… Y por supuesto, no nos olvidemos de beber mucha agua, ya que ésta es la responsable de más del 85% del peso del cerebro, por lo tanto estar hidratado ayuda al crecimiento del volumen del cerebro.

RECURRE A LA MNEMOTECNIA. Es una técnica específica para las personas que sufren perdida de memoria a corto plazo y consiste en la asociación mental de palabras, frases o imágenes a un objeto de modo de recordarlo más fácilmente.

HACER EJERCICIO FÍSICO. La actividad física ayuda a incrementar el flujo sanguíneo cerebral mejorando su funcionamiento. Estimula la producción de endorfinas que mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés. El ejercicio aeróbico (caminar, andar en bicicleta, bailar, patinar…) es el mejor aliado ya que aumenta la oxigenación del cerebro y mejora las funciones cognitivas.

 

Te has sentido identificada? Has padecido momnesia? Déjame tu opinión.

21 comments on “Momnesia – La Amnesia de las Madres”

  1. Yo lo experimenté con el primer embarazo (y niño), y era un desastre. Aunque sabía que formaba parte del pack, el sentimiento de culpabilidad siempre asoma, pero mira, se pasó. Los tips me parecen muy interesantes y me gusta el planteamiento. Un post muy útil sobre todo para primerizos, sí señora!

  2. Hola, no sabía que existía ese nombre para denominar a la amnesia de las madres!!!
    He leído las recomendaciones y…ays! Sí es que salvo la de comer mejor que sí, podría comer mejor de lo que lo hago, el resto es casi imposible hacerlas ahora mismo: dormir, tener tiempo libre, un hobby.. qué utópicos me parecen. Delegar o pedir ayuda…no me ha gustado nunca hacerlo! Y el ejercicio físico..esto, vamos a dejarlo en que no me gusta demasiado.

  3. He tenido momnesia de caballo, por lo menos… Ya lo voy llevando mejor, con el Bullet Journal y los ejercicios de la aplicación para la concentración estoy haciendo unos progresos enormes. ¡¡Casi llego a todo y tengo tiempo para mí!! Eso era antes impensable.

  4. Pues este post me ha venido de lujo. Ya me di cuenta cuando nacio mi hijo que algunas cosas se me olvidaban o que estaba más despistada. Yo siempre había tenido muy buena memoria y se esfumó. Pero ahora, que tiene 14, me noto peor aún!! Espero que vaya volviendo todo un poco a la normalidad.

  5. Esta semana hubo un día que me levanté para ir a la cocina a por pan, llegué al salón y no recordaba a qué iba. Cuando llegué al salón me acordé, volví a la cocina, me volví al olvidar, volví al salón y ya por fin de camino a la cocina intenté no olvidarme y conseguí mi objetivo. Yo siempre he tenido buena memoria pero si que desde que soy madre he notado que ha ido a peor. Hay veces que hablando se me olvidan palabras… Soy un caso claro de Momnesia.

    Me ha gustado mucho mucho leerlo. No sabía ni que existía. Muchas gracias por compartirlo.

    • Jajajajaja… Como suele decir el refrán quien no tiene cabeza tiene piernas (o algo así). Si al final tenemos que dar más paseos!! Me alegro que te gustara. Gracias churriña!

  6. Mi máquina también debe de estar defectuosa, pero me encantó el post por fin le encuentro sentido a lo que me pasaba y consuelo saber que no soy la única muchas gracias

    • Cuando es defecto de máquina creo que ya no hay mucho que podamos hacer pero como se suele decir la esperanza es lo último que se pierde. Así que habrá que seguir todos los consejos. Un besote

  7. Pues sí, si ya antes mi cerebro iba a 2 por hora ahora va a menos 2 por hora, es que hay veces que voy hasta pedir las cosas, sé como se llaman y no me sale el nombre y como tú ya voy por 3 años y medio de maternidad y sospecho que no irá a mejor 😅. Me ha gustado mucho el post, enhorabuena!!

    • Uy! Esa es otra… quería un… como era… no me sale! Jajajaja… que mítico también. Yo confío en que con el tiempo la recuperemos Bego. Sino nada, a comer muchas nueces! Jejeje Gracias Bego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *