Esta semana fue San Valentín. El día del amor por excelencia. Y me gustaría aprovechar el momento para hablar de un amor incondicional, un amor sincero y leal… el amor perruno.

Hay mucha gente que no entiende que puedas querer a un perro como si fuera un miembro más de la familia. Se echan las manos a la cabeza si les dices que duerme en la cama contigo, o que adoras cuando te come a besos porque te alegra el día. Se ríen cuando te ven ponerle un jersey antes de salir a pasear, para protegerlo del frío o de la lluvia. Por gastarte dinero en un champú especial para mantenerle el pelo sedoso, o incluso comprarle un regalo por su cumple. Y ahora, mientras lo escribo, me doy cuenta de lo poco que recibe a cambio de lo mucho que da.

(más…)