Etiqueta: Maternidad

#Quedateencasa y… juguemos: 15 días, 15 profesiones.

Si hace unas semanas me hubiesen dicho que hoy estaríamos en situación de alarma por el coronavirus habría dicho que era una broma de mal gusto. Pero la broma no es tal broma, y la situación es la que es y ahora… ahora no nos queda más opción que la de responder como sociedad. Hay que dejar de pensar en uno mismo y actuar.  Actuar acatando las medidas que se están adoptando, estés más o menos de acuerdo, creyendo o no que se podía haber hecho de otra manera, nunca llueve a gusto de todos, como se suele decir. Pero si cierran los colegios, cierran negocios, aplazan eventos con mas o menos aglomeración de gente… no lo hacen para luego irnos a los parques, de vacaciones o de paseo… lo hacen para que nos quedemos en casa. Hay que tomárselo en serio porque es serio. Porque aunque podemos sentirnos perfectamente y pensar que por salir no pasa nada, sí que pasa. Este virus se transmite antes de tener síntomas, por lo que aunque pienses que estas perfectamente puedes ser portador. Tenemos que hacer todos consciencia de la situación, ser responsables y hacer caso a lo que nos están pidiendo para así evitar que el sistema sanitario se colapse. Porque debemos ayudar a todos los que se están dejando la piel en los centros médicos y hospitalarios cada día.

Sí, soy consciente de que no es una situación fácil, no lo es para nadie, pero no queda más remedio que adaptarse. Así que ahí van mis recomendaciones y mis propuestas para sobrevivir al coronavirus en casa con los más peques.

(más…)

Educación respetuosa. Disciplina positiva.

Solo hace falta escribir en Twitter pidiendo consejo sobre que hacer ante un mal comportamiento de un peque o, echar toda una tarde en el parque más concurrido de la ciudad, para ver como las amenazas, chantajes o castigos siguen estando a la orden del día.

Y es que a pesar de que la neurociencia y los psicólogos infantiles reafirmen, cada vez más, que los castigos, amenazas y chantajes no son educativos, al contrario, son contraproducentes a largo plazo, sigue siendo muy difícil deshacerse de lo heredado. “Se hizo así toda la vida y no salimos tan mal”. Verdad? A lo mejor habría que preguntarle a los psicológos cuantos pacientes jóvenes, adolescentes e incluso adultos tienen para tratar temas de autoestima, de falta de pertenencia, de carencias para gestionar situaciones o emociones relacionadas con la educación recibida, pero hoy no voy a entrar a valorar eso.

Solo me gustaría decir, que el cambio es posible. No es fácil, pero se puede. Si se quiere, se puede. Reeducándonos para darles y darnos lo mejor. Me resulta increíble ver cómo les exigimos a los peques que corrijan determinadas conductas, cuando ellos no tienen la capacidad ni las herramientas para hacerlo. Y nosotros, que sí que las tenemos, nos conformamos y nos rendimos antes de intentarlo. Tiene coherencia? Para mí, no. Es como el que le dice a su peque que no grite y lo hace precisamente gritando.

(más…)

Cuando los niños no saben aburrirse

Seguro que habéis escuchado en multitud de ocasiones lo importante y beneficioso que es para los niños que se aburran. Nos dicen que es bueno para que desarrollen su parte creativa, imaginativa… para que aprendan a ser resolutivos e incluso, para aprender a manejar la frustración. Sin embargo, qué pasa cuando nuestros niños no saben aburrirse? O mejor dicho, qué pasa cuando nuestros niños no saben gestionar el tiempo que tienen libre y se acaban aburriendo porque no saben qué hacer y acaban no haciendo nada?

Esto es lo que nos pasó a nosotros este verano. Sí, se acabó el cole y, estábamos acostumbrados a un ritmo taaaaan frenético… cole, actividades, parque, cole, tele, cumples, cole, actividades, manualidades, tablet…. que cuando llegó el momento de parar, cuando de repente nos encontramos con horas y horas libres, nos dimos cuenta de que el peque no sabía cómo gestionar ese tiempo libre. A pesar de tener en su habitación multitud de cosas con las que entretenerse, juegos, libros, pinturas, plastilina…. empezaron a aparecer las ya famosas palabras “mamá me aburro, qué puedo hacer?”

(más…)

Lo que me ha enseñado el #MBDay19

Sábado 23 de marzo, en mi agenda aparece en letras grandes #MBDay19, como si se me fuera a olvidar, pienso. Llevo esperando esta fecha desde el mismo momento que terminó el #MBDay18. Mi primer MBDay.

Hace días que tengo todo preparado. Las ganas de revivir este día me emociona y abruma a partes iguales. El año pasado el MBDay dejó el listón muy alto, tanto, que no se si este podrá superarlo. Lo que sí se, es que llevo la misma ilusión y ganas que la primera vez, o incluso más. Ganas de abrazar, de conocer, de aprender, de disfrutar, de soñar… sí, soñar, porque en parte, el MBDay es un sueño.

Desde el mismo momento que puse un pié en Madrid, todo se convirtió en magia.

Y no hablo de la magia con la que siempre nos hace disfrutar un papá mago. No, magia de la de los cuentos. Como si hubiese venido el hada madrina de cenicienta, que por alguna extraña razón me la imagino con la voz de Mónica, la jefísima, y me hubiese dicho: «disfrútalo mucho porque esto lo hacemos por vosotros, sino yo no me meto en estos fregaos… tienes hasta las 19:00 de la tarde de hoy, luego volverás a ser la Cecilia de siempre».

Pero, lo que no sabía mi hada madrina, es que ya no volveré a ser nunca la Cecilia de siempre. Porque el #MBDAY19 me ha enseñado:

(más…)

Mi deseo de Navidad: una educación responsable.

Último post del año… Post con el que me gustaría desearos felices fiestas y compartir con vosotros mi deseo de Navidad. El deseo de una educación responsable

Aún me parece que fue ayer cuando mi peque vino a este mundo, para ponerlo todo al revés. Para demostrarme que desde fuera las cosas se ven de otra manera y, que todo lo que habías pensado y soñado, se ha quedado por el camino. Un camino lleno de aprendizajes, de supervivencia, de resiliencia, de empatía… Porque lo que tengo claro es que no soy la misma Cecilia de hace cuatro años. Sabía que la maternidad me cambiaría, a quien no? Pero no sabía hasta que punto. 

Hasta que te conviertes en madre no te das cuenta de la mochila que llevas a tu espalda. No te das cuenta de que tu forma de vida está llena de lecciones adquiridas, aunque esa no fuera tu intención, pero ahí están. Y llega un día que esas lecciones salen de ti, sin pensarlo, ni tampoco quererlo, y reflexionas… eso no es lo que quieres hacer como madre y tampoco lo que quieres enseñar a tu hijo

(más…)