Hoy me detengo un ratito a escribir, siempre me gusta despedir el año haciendo un pequeño balance, pero me encuentro que las palabras no salen, los dedos no encuentran las teclas… Y no porque no tenga nada que decir, más bien porque es difícil escribir aquello que no sabes ni cómo expresar. Un año complicado y muchos sentimientos para hacer balance fácilmente. Un año que no sabría muy bien como catalogar.

Si tuviese que elegir una palabra que me definiese este año, sin duda sería “bipolar”. Así es como me he sentido la mayor parte del tiempo y, a veces, me sigo sintiendo. 

Pasar de la alegría a la tristeza como del día a la noche. Pasar de maldecir a la vida por todos los golpes recibidos, golpes inesperados que tardan en cicatrizar, otros más esperados pero que igualmente duelen, a dar las gracias por objetivos cumplidos, por otros que acabas de empezar, porque miras a tu alrededor y a pesar de esos golpes, te sigues sintiendo afortunada. 

(más…)