Siempre me ha gustado hacer adornos navideños… bueno, en realidad, como ya sabéis, lo de hacer cualquier manualidad, me gusta.  Y ahora, desde que tengo al peque, todavía más. Por eso aprovechamos cualquier ocasión para inventar o hacer algo. Esta vez aprovechando que las fechas navideñas ya están aquí y que además teníamos como reto de la tribu #losinventosdemama hacer adornos navideños, hemos decidido hacer unas bolas de nieve (podéis ver todas las ideas de la tribu de adronos navideños en #lidmadornosreciclados).

Y es que yo no sé a vosotros, pero a mí las bolas de nieve me alucinan. Creo que no hay nada que siendo tan sencillo sea, al mismo tiempo, tan bonito e hipnótico. No creéis? Me pareció una idea chula para completar nuestra decoración navideña. Decoración que ya luce en todo su esplendor desde hace una semana.  

Sí señores, aunque nuestra tradición siempre ha sido la de colocar los adornos navideños en estas fechas, aprovechando el puente de la constitución. Desde el año pasado, con nuestra incursión en el mundo de los calendarios de adviento, y ante la impaciencia del peque por poner el árbol y los adornos,  lo hacemos el último día de noviembre. Y la verdad es que no es mala idea, ya que de esta manera ya tenemos todo listo para empezar con la cuenta atrás el uno de diciembre.

Sea como sea, sea un calendario de adviento, un árbol de fieltro, un reno de corcho… o una bola de nieve, nunca es tarde para completar vuestra decoración navideña y hacer partícipes a vuestros peques. Para ellos, estos momentos, son los verdaderos regalos de la navidad

bolas de nieve navideñas

Así que, tomad nota, que hoy vengo a contaros lo fácil que es hacer una bola de nieve.

Materiales:

  1. Tarros de cristal
  2. Platos o vasos de plástico blanco  
  3. Purpurina plateada 
  4. Figuritas o adornos navideños
  5. Fieltros verde y blanco
  6. Cordón rojo
  7. Agua 
  8. Glicerina (opcional)
  9. Pistola de silicona
  10. Tijeras

Paso a paso:

Lo primero de todo, si los botes o tarros de cristal son reutilizados, aseguraros de limpiarlos bien y retirar por completo las marcas de pegamento de las etiquetas, si es que las tuviesen. 

Lo siguiente que hay que hacer es seleccionar las figuritas o adornos que vamos a emplear, asegurándonos de que estos tengan el tamaño ideal para el tarro de cristal que vamos a emplear. En este caso, vamos a hacer dos bolas de nieve. Una grande, para la que hemos seleccionado un reno y una piña. Otra más pequeña, para la que hemos seleccionado unas figuras en miniatura de un muñeco de nieve y dos patinadores.

Para empezar, cogeremos el fieltro blanco y recortaremos dos círculos del tamaño de las tapas de los tarros de cristal. Estos los pegaremos con la pistola de silicona en la parte interior de las tapas. A continuación sobre el fieltro blanco que acabamos de pegar, también pegaremos las figuritas que hayamos elegido. Esta parte ya la tenemos lista y la dejaremos secando para después.

Ahora cogeremos los vasos o platos de plástico blancos y haremos con ellos los copos de nieve. Es muy sencillo, solo tenemos que cortarlos haciendo unas tiras estrechas y a su vez estas tiras cortarlas en cuadraditos pequeños. Con un vaso o el fondo de un plato ya tendremos suficientes copos. A continuación, metemos los copos en los tarros de cristal y le añadimos un poco de purpurina, nosotros hemos elegido purpurina plateada gruesa.

Antes de rellenar el bote de agua, cortaremos en fieltro (el color que más os guste) unos círculos, de un centímetro o dos, más grandes que las tapas de los tarros. Estos los utilizaremos después para decorar los tarros.

Llegó el momento de llenar los botes de agua. En este caso solo hemos añadido agua, pero si lo preferís también se le puede echar un poco de glicerina al agua, mirando de mezclarlo muy bien, para engrosecer el agua y que el movimiento de los copos y la purpurina sea mas lento. A la hora de llenar el bote, es muy importante llenarlo lo máximo posible, incluso que a la hora de cerrarlo e introducir la tapa con las figuritas el agua borde un poco. De esta manera intentaremos que la burbuja de aire que queda sea lo más pequeña posible.

A continuación secamos bien el tarro y con la pistola de silicona sellamos la tapa todo alrededor para que no haya pérdidas de agua.

Por último, solo nos queda decorar los tarros. Para ello cogeremos los círculos de fieltro que hemos cortado antes y los pegaremos a la tapa. También le pondremos un cordón rojo todo alrededor y por último, hemos elegido unas bolitas rojas que pegaremos en la unión del cordón para que este quede disimulado y, también, para hacerlo más navideño. Listo!!

Recordad que vosotros podéis utilizar los materiales y colores que más os gusten, esto solo es un tutorial orientativo, el resto depende de vuestra imaginación.


Qué os parecen? A nosotros, nos encantan.

Además, lo bueno de las bolas de nieve es que podéis hacerlas de la temática que más os guste. 

Animaros y contadme. Si tenéis alguna duda, podéis contactarme y preguntar lo que queráis. Espero vuestros comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *