Hoy os voy a enseñar cómo hacer unas bombas de baño que, de verdad, nada tienen que envidiar a las que compramos por ahí. 

Hace unos meses, le compré al peque unas bombas de baño en la web de Lush. La verdad que al principio cuando le dije lo que eran no le llamó mucho la atención, cuando las vió, con forma de cohete y submarino, ya le gustaron más, y según la echó en el agua y empezaron a salir burbujas y colores… arrugado salió del agua, vamos que no había quien lo sacara de la bañera.

Por eso, cuando vi que se podían hacer en casa, no lo dude ni un segundo. Tenía que probarlo. Y qué mejor manera que aprovechando el reto de la tribu @losinventosdemama de hacer algo con los colores del arcoíris

Sabía que esta bomba de baño arcoíris al peque le iba a encantar pero no me imaginé que el resultado fuese tan increíble. Y además, es muy fácil de hacer. La única complicación que le veo es que al llevar tantos colores tienes que separar en muchas partes la mezcla y tener cuidado de no tardar mucho tiempo en aplicar el color para que no se seque o se apelmace demasiado. En ese caso tampoco pasaría nada, bastaría con removerlo un poco o si está muy muy seco, pulverizar un nada de agua y ya estaría lista para continuar. Si las hacemos con dos o tres colores, el proceso es más fácil y quedan igual de vistosas.

Que sí, que sí… que ya no me lío más, a continuación os dejo los materiales y el paso a paso. Tomad nota.

Materiales:

  • 1 taza de bicarbonato de sodio 
  • 1/2 taza de ácido cítrico
  • 1/2 taza de sal marina fina
  • 1/2 taza de maizena 
  • 1 cucharada de agua
  • 2 cucharadas de aceite (argán, almendra, jojoba, coco, oliva…)
  • 10 gotas de aceite esencial (de lavanda, romero, menta, naranja…)
  • Colorante alimenticio
  • Molde para hacer las bombas

Paso a paso:

Empezaremos mezclando los elementos sólidos. Cogemos un bol o recipiente grande y echamos una taza de bicarbonato de sodio, media taza de ácido cítrico (lo venden en droguerías sino en internet), media de sal marina fina (vale la normal para cocinar) y media de maizena. Estos cuatro elementos tendremos que mezclarlos muy muy bien y asegurándonos de que no quede ningún grumo

Por otro lado en un vaso pequeño mezclaremos los productos líquidos. Una cucharada de agua, dos de aceite de argán (o el que tengáis por casa) y diez gotas de aceite esencial. Como os comentaba, yo utilicé aceite de argán porque es el que solemos usar y además me gusta mucho como huele, pero vosotros podéis usar el que más os guste, desde aceite de almendras, de jojoba, de coco… Por otro lado el aceite esencial también podéis elegirlo del olor que más os guste ya que hay muchísimos e incluso para distintos usos, yo tengo el de lavanda y el de naranja, pero para esta ocasión y en combinación con el aceite de argán me decanté por el de naranja, es impresionante lo bien que huelen juntos.

Ahora podemos proceder de dos maneras:

Si las bombas de baño las vais a hacer de un solo color, a la mezcla líquida le añadiremos también el colorante alimenticio. Mezclaremos bien todo y lo iremos añadiendo poco a poco a la mezcla sólida al mismo tiempo que vamos removiendo.

Si por el contrario la queremos hacer de distintos colores, lo mejor es aplicar primero la mezcla líquida, sin el colorante, a la parte sólida, poco a poco y mezclando todo muy bien. Después dividirla en tantas partes como colores vayamos a utilizar y aplicar en cada una su color correspondiente. El colorante, al igual que hicimos con la mezcla líquida, hay que aplicarlo poco a poco y mezclarlo muy bien hasta que esté perfectamente integrado y se vea el color uniforme.

Solo nos queda darle forma a nuestra bomba de baño. Para ello podéis utilizar cualquier recipiente pequeño que tengáis por casa, incluso moldes de cortar galletas o moldes de hielo de silicona… yo en este caso he comprado unos moldes específicos para bombas de baño, que son dos semicírculos que se unen formando una bomba redonda.

Una vez que tengamos el molde, iremos echando la mezcla y al mismo tiempo la iremos presionando. Si la hacemos de varios colores, iremos alternando los colores. En el caso de utilizar un molde como el mío, habrá que rellenar las dos partes semicirculares mirando de que sobresalga un poco la mezcla en ambas y al final las uniremos presionando fuerte.

Por último habrá que esperar 24h y desmoldar. Si queréis esperar menos tiempo se pueden meter unas horas en el congelador.

Ya podemos llenar la bañera de agua caliente y disfrutar del espectáculo. Porque os puedo asegurar que es un pedazo espectáculo. No solo por lo vistoso que es, sino por el olor que desprende y lo suave que deja la piel. Como os decía al principio, nada tienen que envidiar a las que compramos por ahí.

Yo ya estoy pensando en las siguientes para regalar a una persona muy especial. 

Y vosotros, ya habéis probado a hacer bombas de baño?

Dejadme en comentarios vuestra opinión, experiencia o algún truco. También podéis pedirme que haga alguna manualidad con  el paso a paso. Os espero. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *