Categoría: Personal

Primer Cumpleblog!

Hoy hace un año que empezaba esta aventura. Una aventura que tenía como fin darle la vuelta a mi vida. Reiniciarse y no morir en el intento. Puede que el camino que tenía pensado fuera otro, pero sin duda lo que tengo claro es que mi vida ha cambiado.

Recuerdo que los objetivos principales eran conseguir sentirme mejor conmigo misma. Salir de una situación de caos tras la maternidad. Para ello tenía como propósito comer más sano, hacer más deporte, organizarme mejor… y este blog era mi compromiso público para que no cayeran en saco roto. Hoy puedo decir que esos propósitos siguen ahí, y siguen siendo muy importantes. Pero es verdad que mis posts se fueron decantando hacia lo que hoy es mi vida, mi prioridad, mi día a día… la maternidad! Mi manera de vivirla y sentirla.

Y gracias a ello he tenido la oportunidad de formar parte de @madresfera. He tenido el placer de conocer a gente maravillosa y gente que seguía desde hace tiempo. Gente que suma. Gente con la que te identificas y que te entiende. Gente de la que no dejas de aprender.

(más…)

Halloween… Puede Acabar en Pesadilla!!

Este ha sido el primer año que hemos celebrado Halloween, Samain aquí en Galicia. Y lo hemos hecho porque al peque todo esto de los bichos, telarañas, monstruos y fantasmas le alucina. No me digas por qué, pero así es!

Aprovechando que la escarlatina hizo acto de presencia para no perderse la fiesta, y que estuvimos sin poder ir al cole y sin salir de casa unos días, decidimos tirar la casa por la ventana. Decoramos la casa… telarañas, cucarachas, arañas, moscas, murciélagos… Improvisamos unos disfraces de médicos locos con cosas que teníamos por casa. Pintamos y decoramos dos calabazas. Hasta hicimos galletas. Eso sí, la parte de decorar las galletas mejor la obviamos, fracaso absoluto. En definitiva, nos lo hemos pasado bomba, y digo hemos, porque he disfrutado de todo, tanto o más que el peque. Estaré viviendo una segunda infancia?

(más…)

Una “Superheroína” con Muchas Capas!!

Había escuchado a las abuelas hablar de ella sin darle mucha importancia. Sin embargo, los rumores de sus poderes empezaron a ser comentados en prensa, revistas, internet… hasta en grupos de WhatsApp.

Un día en la oscuridad de la noche, desesperada, muerta de cansancio, sin saber que hacer… decidí hacer caso a todos esos rumores y fui en busca de su ayuda.

Allí estábamos frente a frente, la agarré, la miré fijamente y le dije: si de verdad eres lo que dicen que eres, si de verdad haces lo que dicen que haces… ayúdame!

Luego… haciendo acopio de lo que decían que tenía que hacer para que pudiera ayudarme, le quité todas y cada una de sus capas, la estrujé, lloré al hacerlo… respiré su olor… sí, dejé que su olor me invadiera… Y sin darme cuenta, de repente… de repente el milagro se produjo. Era verdad. Lo que decían era verdad. Desde ese momento se convirtió en mi “superheroína”.

A pesar de todo. Hay gente que la menosprecia. La desprestigian diciendo cosas como: es un engaño de las abuelitas, una farsa, es irritante, molesta… y apesta. Pero la verdad, o por lo menos mi verdad, es otra.

Y mi verdad es que sus poderes son reales. Por eso cuando veas que los seres malvados van a por ti y los tuyos. Cuando veas que no hay nada que puedas hacer para combatir esos virus malignos y sus síntomas… síntomas como son la tos, la congestión o el dolor de garganta… no lo dudes, solo tienes que ir en su búsqueda, porque ella te ayudará de una manera que ni imaginas.

A estas alturas de la historia estoy seguro que ya sabes quien es esa “superheroína”. Pero si eres uno de esos despistados que no sabes de qué estoy hablando. Te desvelaré el secreto. La “superheroína” con muchas capas es, ni más ni menos que: “LA CEBOLLA”

(más…)

Conferencia con Lucía, mi Pediatra.

Ayer, por fin tuve la oportunidad de ir a una conferencia de “Lucía, mi pediatra” y conocerla en persona.

Cuando me quedé embarazada, supongo que como toda madre, me empecé a interesar más por los temas de embarazo y maternidad. Mis lecturas, visitas y búsquedas en RRSS, se empezaron a centrar en páginas y perfiles de gente que estuvieran relacionados, o me pudiera ayudar en todas esas dudas del nuevo camino que acababa de comenzar y que era tan desconocido para mi. Desde síntomas que podía tener, dudas sobre el parto, futuros cuidados del bebé, lactancia, postparto… En una de esas búsquedas descubrí a Lucía (y a mucha gente más) y desde entonces procuré tenerla cerca. Sus libros, sus palabras… su forma de comunicar y de llegar… sus consejos… sin duda fue mi luz en muchos momentos de oscuridad.

Por eso cuando me enteré que venía a dar una conferencia a mi ciudad, no lo dudé ni un segundo. Tenía que ir a verla, a darle las gracias… abrazarla.

La conferencia fue increíble, y es que Lucía no defrauda!! Cercana, natural, espontánea… conectas con ella desde el minuto cero. Ayer más emocionada que de costumbre, como ella misma reconoció, debido a su reciente llegada del viaje a Senegal. Un viaje que dice que le ha cambiado para mejor, y yo, no me lo puedo imaginar… mejor todavía?

Fueron aproximadamente tres horas de conferencia que se pasaron volando. Risas, anécdotas, historias que te ponen los pelos de punta, lágrimas y emociones a flor de piel.

Y es que, a todo ello, habría que sumarle su tremenda generosidad, ya que a pesar de encontrarse algo indispuesta, decidió seguir adelante, quitándole hierro al asunto e incluso bromeando, un acto que la engrandece aún más. Después de acabar la conferencia, ahí estuvo, para recibir y atendernos a todos los que quisiéramos, uno a uno, sin prisas. Como ella misma dijo, hasta que el cuerpo aguante! Gracias Lucía.

Posiblemente si ahora te tuviese delante aprovecharía para decirte muchas cosas más. Pero a veces la emoción o incluso la vergüenza nos paraliza, ya me dirás, a estas edades… Te hubiera dado de nuevo las gracias, gracias por hacernos llegar ese mensaje de tranquilidad, de fuera culpa, de aprovechar cada momento y de seguir nuestros instintos para hacerlo de la forma que mejor sepamos, la nuestra, la de cada uno. Gracias por haber sido mi luz durante muchos momentos de oscuridad. Gracias por darle sentido a palabras y sentimientos desconocidos y de los que nadie te dice nada. Gracias por luchar por el bienestar de nuestros hijos, y por dar la cara por nosotros en muchas batallas que nos afectan a todos. Gracias por no ser una pediatra de coraza y acompañarnos en nuestras alegrías y también en nuestras luchas y penas. Ojalá el mundo estuviese lleno de Lucías. GRACIAS!

Para terminar, me gustaría decirle a todos los que no la conocen, que por favor, ya estáis tardando. A los que ya la conocéis pero aún no fuisteis a una conferencia suya, si tenéis ocasión, hacerlo, os lo recomiendo sinceramente. Y todos lo que queráis saber más sobre la conferencia de Lucía, “Educar desde la tranquilidad“, os dejo aquí el enlace a un post que escribió Mamá Pingüino sobre la conferencia y todo lo que se trata en ella, que no tiene desperdicio. Yo no podría añadir nada más.

 

Síndrome del Impostor!!

Estoy de vuelta!! Sí, después de más de un mes sin publicar, aquí estoy, para seguir con más energía que nunca este proyecto que con tanta ilusión empecé.

Os preguntaréis… por qué este parón?

Podría mentir y decir que, al igual que otra mucha gente, simplemente fue un parón vacacional. Que quería disfrutar de las vacaciones con la familia, dedicarles el 100% y desconectar de todo. Reconozco que en un principio sí que era esa la intención, pero cuando empezaron a pasar las semanas, y las vacaciones se habían acabado, me di cuenta de que lo seguía utilizando de excusa para no publicar.

Qué me estaba pasando?

Este blog es de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Empezó siendo un proyecto personal, un compromiso público con el que buscaba darle la vuelta a mi vida y, finalmente, en él encontré una manera de expresar lo que siento y como lo siento. Una forma de plasmar mis pensamientos, mis reflexiones. Gracias a este blog he conocido a gente maravillosa y con la que conecto de una manera especial. Gente a la que admiro y que es muy muy grande.

Y entonces?

(más…)