Sabéis esa pared vacía que todos tenemos en casa con idea de poner una foto, un cuadro, un vinilo… y se queda ahí, vacía, día tras día, año tras año. Pues esta semana pasada he aprovechado el reto de mi tribu #losinventosdemama para hacer un cuadro reutilizando CDs viejos que tenía por casa, y así, acabar con esa pared sin sentido.

A continuación os dejo un pequeño tutorial con los materiales y los pasos a seguir. Ya veréis que fácil es y, sobretodo, que bonito queda.

Materiales:

  • CDs viejos
  • Pintura negra en spray
  • Rotulador permanente plateado
  • Dos cartulinas
  • Lápiz y regla
  • Masilla adhesiva

Paso a paso:

Lo primero que haremos será pintar los CDs con el spray negro, preferiblemente por el lado de los CDs que se ve plateado (lo grabado). El motivo de hacerlo por ese lado es que así no nos arriesgamos a que acaben perdiendo la pintura, ya que el otro lado, como ya sabéis, es el que se puede quitar, dejando el CD completamente transparente.

Elegí spray porque es mucho más rápido y no quería que se notaran las marcas que suele dejar el pincel, pero se puede pintar perfectamente con pincel, simplemente se debe elegir un pincel que sea muy suave para que las marcas que dejan los hilos del pincel no se noten.

Dejaremos secar los CDs por las horas que nos indique el bote o spray de pintura utilizado, en este caso fueron 24h.

Con las dos cartulinas haremos una plantilla para colocar los CDs encima. Este paso solo es necesario en caso de que el dibujo de los CDs forma una composición. Si los CDs llevan todos el mismo dibujo o cada uno lleva uno diferente no será necesario. La función de la plantilla es asegurarnos de colocarlos a la misma distancia, de que no nos queden torcidos y por lo tanto la composición no se vea alterada. Para hacer la plantilla previamente uniremos las dos cartulinas con cinta adhesiva, posteriormente trazaremos las lineas de referencia con la ayuda de la regla y el lápiz. Así mismo, deberemos tener clara la colocación de los CDs y la distancia que queremos dejar entre los mismos. En este caso yo buscaba que los CDs tuvieran una colocación asimétrica, más ancha que alta, por el tamaño que tenía libre en la pared, y que no hubiese mucha separación entre los CDs, un centímetro aproximadamente. Pero esto ya sabéis que es a gusto de cada uno. Es recomendable tener elegido el tipo de dibujo que vamos a realizar desde un principio, porque ello va a influir a la hora de la colocación de los mismos. Si por ejemplo, como decía antes, son dibujos independientes o todos los CDs llevan el mismo dibujo, da igual si los pones más separados o menos. Si como en mi caso el dibujo forma una composición, para que esta se aprecie mejor, es preferible que la separación entre los mismos no sea excesiva.

Colocamos los CDs sobre la plantilla hecha en las cartulinas. Podéis pegar cada CD a la cartulina poniendo un poquito de cinta adhesiva para que estos no se muevan, pero lo ideal para evitar que esto pase es tener todo colocado en una mesa grande o en el suelo, pero en un sitio que os podáis mover alrededor y que no tengáis que andarlos moviendo.

Ahora llega lo más divertido, realizar el dibujo en los CDs. Pueden ser figuras geométricas, floral, abstracto, animado… se pueden hacer todos iguales, cada uno diferente, o como hice yo, una composición. Podéis utilizar una plantilla hecha previamente por vosotros (o comprarla) que os ayude de referencia o hacerlo a mano alzada. No os voy a mentir, yo lo hice a mano alzada y fui improvisando sobre la marcha. Lo que sí, el dibujo floral está inspirado en un estor de ikea que tengo en casa. Mi consejo para hacerlo a mano alzada es hacer trazos rápidos para que tiemble lo menos posible el pulso y las líneas sean lo más definidas posibles. Piensa que estamos trabajando con un rotulador permanente y no hay vuelta atrás (de hecho es bueno tener algún CD pintado de sobras por si lo necesitamos).

Al terminar de dibujar todos los CDs debemos dejarlos secar durante un par de horas, para que la tinta del rotulador se seque bien. Esto evitará que a la hora de manipularlos y pegarlos en la pared no se emborronen.

Por último, toca colocarlos en la pared. Para ello he utilizado masilla adhesiva. Los CDs no pesan mucho y será suficiente con dos bolas pequeñitas para pegar cada CD (arriba y abajo). Para que los CDs queden perfectamente colocados podéis hacer en la pared una plantilla similar a la que se realizamos en las cartulinas. De hecho yo os lo recomiendo, a pesar de que en mi caso lo hice a ojo. La ventaja de la masilla adhesiva es que nos permite despegarlos con facilidad y podemos rectificar sobre la marcha.

Resultado:

Es un cuadro hecho con CDs viejos, pintados de negro y con un dibujo floral hecho con rotulador plateado. Forman una composición asimétrica.

Ahora en casa tenemos una pared con personalidad propia. Nos encanta!!

 

 

Y a vosotros, qué os parece??

 

2 comments on “Cuadro hecho con CDs (DIY)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.