Estos días de confinamiento estoy aprovechando para hacer cosas que tenía en mi lista de “cosas pendientes para hacer”. Cosas que me permiten pasar un rato con el peque, entretenidos, divirtiéndonos… ya que el día tiene muchas horas y, desde luego, hay tiempo para todo, incluso, para aburrirse. Como decía, aprovechamos para hacer cosas, eso sí, cosas que podemos hacer con lo que esta situación nos ha pillado en casa, ya que personalmente no quiero recurrir a comprar cosas online. 

Entre esas cosas de mi lista estaba hacer jabones, unos mini jabones. Pero aunque me apetecía mucho y llevaba mucho tiempo queriendo hacerlos, me faltaban algunos ingredientes. Porras para mí, habrá que fastidiarse.

O no…

Ayer por la noche, viendo que no podía conciliar el sueño, recurrí a mi móvil, sí, lo se, las pantallas no ayudan a conciliar el sueño… pero el lado positivo es que navegando por internet me encontré con una receta para hacer jabones con solo tres ingredientes. Ingredientes que siempre tenemos en casa. No me puse a aplaudir porque primero, no eran horas y, segundo, hasta que lo probase no podía cantar victoria. 

Ahora, después de hacerlas y de ver el resultado, después de testearlas… ya puedo decir que son muy muy fáciles de hacer y que el resultado mola mucho. Eso sí, no te esperes unas pastillas de jabón de estas duras que son eternas. Estas se deshacen con más facilidad, pero algo que tienen a su favor es que me ha gustado mucho el tacto que tienen y que dejan en la piel. Por eso, aprovechando que las hemos hecho pequeñitas, las hemos utilizado también para el baño (tipo bomba de baño) y al peque le ha molado ver cómo se iba ablandando y deshaciendo, ademas al llevar colorante le ha teñido el agua de la bañera. Vamos un éxito!!

Ingredientes:

  • Harina de maíz (maizena) o en su defecto harina de arroz (si tampoco tenéis, se puede triturar arroz con la picadora y luego tamizarlo) 
  • Gel de ducha o champú 
  • Aceite (oliva, coco, jojoba, argán, almendras…)
  • Colorante alimenticio (opcional)
  • Moldes (opcional)

Paso a paso:

Echamos dos medidas de harina por una de gel

Si las queremos hacer de colores, para que sea más fácil, es preferible echar primero el colorante alimenticio en el gel y mezclarlo bien. Luego añadimos las dos medidas de harina y vamos removiendo con una cuchara hasta que se empiece a formar una pasta. Entonces metemos las manos y empezamos a amasar. Agregamos unas gotitas de aceite (yo utilicé el de argán que es el mismo que uso para hacer las bombas de año y me gusta mucho como huele) y seguimos amasando. Para que estén listas, la consistencia de la masa tiene que ser algo flexible, es decir, que se pueda estirar un poco sin que se rompa, si al estirar rompe, se debe a que le hemos puesto harina de más, por lo que podemos solucionarlo agregando un pelín de gel y seguir amasando.

Por último, le damos la forma o formas que queramos. Aquí podemos hacerlo con las manos (al mismo tiempo que las presionamos) o utilizando cualquier cosa que tengáis por casa, desde un tapón, un taper pequeño, un cortador de galletas… nosotros hemos usado unos moldes de hacer cubitos de hielo con formas. En este último caso, os recomiendo, que antes de rellenarlos con la masa de jabón, untéis el molde con el mismo aceite que usasteis para hacer los jabones.

Dejamos esperar entre dos y tres horas y, listo!!

Espero que disfrutéis de las pastillas de jabón y, sobretodo, que paséis un buen rato haciéndolas, que en el fondo es de lo que se trata.

Truquiconsejo: He visto que hay gente que lo que hace con la masa es hacer unas bolitas pequeñas, les espolvorea algo de maizena para que no se peguen y las guardar en un recipiente pequeño. Cada vez que vayas a lavarte las manos usas una bolita. Ideal para los viajes en vez de llevar el bote de gel. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *