Y cuando se detuvo el mundo…

me sentí afortunada. Cuando todos los relojes de nuestra casa siguieron marcando las horas, los minutos, los segundos… me sentí afortunada.

Miro a través de la ventana, la realidad del exterior pasa desapercibida, pero sé que está ahí, ajena, y a la vez, cercana. Sólo hay que detenerse un poco a observar y verás como esa realidad se percibe en la mirada triste de mucha gente, en las muestras de agotamiento de los que siguen trabajando día y noche por el bien de todos nosotros, en las caras de preocupación de los que esperan noticias, en la desesperación de la pérdida sin despedida, de la llegada sin bienvenida… se me encoge el alma y yo… me siento afortunada. 

(más…)

minutos dating de gata de gorgos

Estos días de confinamiento estoy aprovechando para hacer cosas que tenía en mi lista de “cosas pendientes para hacer”. Cosas que me permiten pasar un rato con el peque, entretenidos, divirtiéndonos… ya que el día tiene muchas horas y, desde luego, hay tiempo para todo, incluso, para aburrirse. Como decía, aprovechamos para hacer cosas, eso sí, cosas que podemos hacer con lo que esta situación nos ha pillado en casa, ya que personalmente no quiero recurrir a comprar cosas online. 

Entre esas cosas de mi lista estaba hacer jabones, unos mini jabones. Pero aunque me apetecía mucho y llevaba mucho tiempo queriendo hacerlos, me faltaban algunos ingredientes. Porras para mí, habrá que fastidiarse.

O no…

(más…)

#Quedateencasa y… juguemos: 15 días, 15 profesiones.

Si hace unas semanas me hubiesen dicho que hoy estaríamos en situación de alarma por el coronavirus habría dicho que era una broma de mal gusto. Pero la broma no es tal broma, y la situación es la que es y ahora… ahora no nos queda más opción que la de responder como sociedad. Hay que dejar de pensar en uno mismo y actuar.  Actuar acatando las medidas que se están adoptando, estés más o menos de acuerdo, creyendo o no que se podía haber hecho de otra manera, nunca llueve a gusto de todos, como se suele decir. Pero si cierran los colegios, cierran negocios, aplazan eventos con mas o menos aglomeración de gente… no lo hacen para luego irnos a los parques, de vacaciones o de paseo… lo hacen para que nos quedemos en casa. Hay que tomárselo en serio porque es serio. Porque aunque podemos sentirnos perfectamente y pensar que por salir no pasa nada, sí que pasa. Este virus se transmite antes de tener síntomas, por lo que aunque pienses que estas perfectamente puedes ser portador. Tenemos que hacer todos consciencia de la situación, ser responsables y hacer caso a lo que nos están pidiendo para así evitar que el sistema sanitario se colapse. Porque debemos ayudar a todos los que se están dejando la piel en los centros médicos y hospitalarios cada día.

Sí, soy consciente de que no es una situación fácil, no lo es para nadie, pero no queda más remedio que adaptarse. Así que ahí van mis recomendaciones y mis propuestas para sobrevivir al coronavirus en casa con los más peques.

(más…)

Disfraz de Bomberman hecho con fieltro y goma eva (DIY)

Los que seáis de mi generación y os gusten los videojuegos estoy segura de que recordaréis a este personaje con nostalgia. En casa llevábamos mucho tiempo sin jugar, sin embargo hace un tiempo lo hemos recuperado para jugar con el peque y como era de esperar, le ha encantando. Tiene a quien salir, jajajaja…

El tema es que cuando estos carnavales le pregunté de que le gustaría disfrazarse, me dijo, de bomberman. Ya os podéis imaginar mi cara en ese momento. Sin embargo después de pensarlo tengo que reconocer que me encantó la idea. No quería disfrazarse de Batman, ni de Hulk, ni de Spiderman, ni de Ironman… quería disfrazarse de BOMBERMAN. Algo había cambiado, y me gustó, me gustó mucho. Así que no sabía cómo lo haría pero… tenía que lograrlo y me puse manos a ello. 

El resultado??

(más…)

Educación respetuosa. Disciplina positiva.

Solo hace falta escribir en Twitter pidiendo consejo sobre que hacer ante un mal comportamiento de un peque o, echar toda una tarde en el parque más concurrido de la ciudad, para ver como las amenazas, chantajes o castigos siguen estando a la orden del día.

Y es que a pesar de que la neurociencia y los psicólogos infantiles reafirmen, cada vez más, que los castigos, amenazas y chantajes no son educativos, al contrario, son contraproducentes a largo plazo, sigue siendo muy difícil deshacerse de lo heredado. “Se hizo así toda la vida y no salimos tan mal”. Verdad? A lo mejor habría que preguntarle a los psicológos cuantos pacientes jóvenes, adolescentes e incluso adultos tienen para tratar temas de autoestima, de falta de pertenencia, de carencias para gestionar situaciones o emociones relacionadas con la educación recibida, pero hoy no voy a entrar a valorar eso.

Solo me gustaría decir, que el cambio es posible. No es fácil, pero se puede. Si se quiere, se puede. Reeducándonos para darles y darnos lo mejor. Me resulta increíble ver cómo les exigimos a los peques que corrijan determinadas conductas, cuando ellos no tienen la capacidad ni las herramientas para hacerlo. Y nosotros, que sí que las tenemos, nos conformamos y nos rendimos antes de intentarlo. Tiene coherencia? Para mí, no. Es como el que le dice a su peque que no grite y lo hace precisamente gritando.

(más…)