Hostia, ya!!

Sí, escuchas esas palabras… hostia, ya! Y sabes que algo no va bien, que esa persona está enfadada, cabreada, frustrada… pero… y si esas palabras las escuchas en un niño de tres años?

Tengo que decir que a excepción de alguna vez que soltó alguna palabrota por imitación cuando estaba empezando a hablar, y quedó ahí, en la anécdota del momento, es la primera vez que le escucho decir una palabrota con todo su significado, en respuesta a una acción, a una situación.

Y cuando lo dijo, tengo que reconocer que me quedé paralizada, sin saber muy bien cómo reaccionar y que hacer. Tardé unos segundos en ir a su lado a ver lo que había pasado, a que se debía esa reacción.

Al llegar a su cuarto me lo encontré frustrado. Frustrado porque al querer montar unas piezas de un juego y ver que no le salía como quería… su impulso fue tirar todo al suelo y gritar: hostia, ya!!

(más…)

San Valentín… con hijos!

San Valentín, ese día en el que las parejas hacen gala de su amor. Las floristerías y restaurantes, las perfumerías y joyerías, hacen su agosto particular. Y mira, no vengo a criticar si es algo comercial o no. No, señores. Todo lo contrario, vengo a deciros que lo aprovechéis por todo lo alto. Porque a veces cuando estamos atascados, solo necesitamos un empujón, una excusa para volver a tomar las riendas.

Vengo a deciros que hoy, dejéis de lado todo el estrés, los enfados, el trabajo, las culpas, los reproches… vengo a pediros que os cojáis de la mano, os miréis a los ojos, y os dejéis llevar sin importar lo demás. Quiero que os deis cuenta de lo mucho que os echáis de menos a pesar de vivir bajo el mismo techo. De lo importante que es dedicarle tiempo a nuestros hijos, pero también a la pareja. Porque sí, tener hijos sin duda es un reto para la pareja. Y solo depende de lo unidos que estemos para poder superar esos retos o quedarnos por el camino.

(más…)

Disfraz de Kiwi (DIY)

En el cole del peque han decido que había que ir disfrazado de frutas, así que después de darle unas cuantas vueltas hemos decido que la fruta elegida sería el kiwi.

Hoy os voy a dejar una manera fácil y vistosa de hacer un disfraz de kiwi.

Materiales:

  • Tela o fieltro marrón que simule la piel del kiwi. Puede ser ante, terciopelo… yo compré fieltro marrón porque además de simular muy bien la piel del kiwi, es una tela que para mantener la forma sin llegar a ser muy rígida está genial.
  • Tela verde para la pulpa del kiwi. Yo había pensado raso porque es muy vistosa, pero finalmente utilicé una que tenía por casa.
  • Goma eva. Verde claro y oscuro, negra y blanca. Algunas de ellas son de las que tienen purpurina para hacerlo un poco mas festivo.
  • Hilo y pegamento (para pegar goma eva siempre utilizo la pistola de silicona)

(más…)

Wicho nos habla de nuevas tecnologías y nativos digitales

No me equivoco si digo que el tema del uso de las nuevas tecnologías es un tema que nos preocupa bastante a padres y madres.

Cuántas veces nos hemos preguntado y hemos dudado de si es bueno dejarles el ordenador, el móvil, la tablet. Cuántas hemos pensado en cuál es la edad adecuada para comprarle un móvil a nuestros hijos. Y cuando finalmente decidimos comprárselo, cómo nos debemos comportar? Debemos mirarle el móvil para ver con quien habla por WhatsApp, qué vídeos de YouTube ve o las páginas que visita?

Hace unos meses tuve la oportunidad, gracias a un evento de madresfera al que asistí, de conocer a Javier Pedreira, más conocido como Wicho. En ese evento Wicho (responsable informático de los museos científicos de Coruña, cofundador de microsiervos y coordinador del libro “Los nativos digitales no existen”), junto con Eduardo Casas (policía en la unidad de investigación tecnológica y autor del libro “La red oscura”), nos hablaron del lado menos amable de internet. De los peligros que había. Las consecuencias. Del cuidado y la importancia de saber que contenido, fotos… se debe publicar o no. De la responsabilidad que tenemos los padres y educadores en ese proceso de aprendizaje.

(más…)

Minilibros coleccionables Kalandraka

Hay un dicho que dice, “las cosas buenas vienen en frascos pequeños”. Pues estos minilibros no vienen precisamente en frascos, pero son pequeños y son buenísimos.

Tanto, que a pesar de mencionarlos en alguna ocasión, no podían faltar en mi apartado de recomendaciones.

Y es que aunque por el tamaño os puedan parecer poca cosa, si miras cualquier minilibro y ese mismo título en tamaño real, te darás cuenta de que son exactamente iguales, tanto en gráficos como en texto. Es decir, que solo cambia su tamaño. Lo que hace que estos minilibros no tengan nada que envidiar a sus hermanos mayores y además, tengan muchas más ventajas.

(más…)