Seguro que habéis escuchado en multitud de ocasiones lo importante y beneficioso que es para los niños que se aburran. Nos dicen que es bueno para que desarrollen su parte creativa, imaginativa… para que aprendan a ser resolutivos e incluso, para aprender a manejar la frustración. Sin embargo, qué pasa cuando nuestros niños no saben aburrirse? O mejor dicho, qué pasa cuando nuestros niños no saben gestionar el tiempo que tienen libre y se acaban aburriendo porque no saben qué hacer y acaban no haciendo nada?

Esto es lo que nos pasó a nosotros este verano. Sí, se acabó el cole y, estábamos acostumbrados a un ritmo taaaaan frenético… cole, actividades, parque, cole, tele, cumples, cole, actividades, manualidades, tablet…. que cuando llegó el momento de parar, cuando de repente nos encontramos con horas y horas libres, nos dimos cuenta de que el peque no sabía cómo gestionar ese tiempo libre. A pesar de tener en su habitación multitud de cosas con las que entretenerse, juegos, libros, pinturas, plastilina…. empezaron a aparecer las ya famosas palabras “mamá me aburro, qué puedo hacer?”

(más…)