Ser madre podría considerarse deporte de alto rendimiento. Te exiges mucho y a todas horas del día. No importa lo cansada que estés porque sabes que hay que continuar. Vas sufriendo un desgaste físico considerable y cada vez te sientes más agotada y con menos energía. Y sí, para los que estén con la típica frase en la boca de: “tú te lo buscaste“. Lo hice y lo volvería a hacer mil veces. Pero esto ya lo hablaremos en otro post.

El tema es como conseguir sacar energía de donde no la hay. Después de darle vueltas, consultarlo con más gente en mi misma situación, y de como siempre, recurrir a mi amigo el Sr. Google (ya somos íntimos), todos coinciden en tres hábitos fundamentales que ayudan a conseguirlo:

  • Hacer ejercicio
  • Comer sano
  • Y dedicar unos minutos al día para ti.

En este post me voy a centrar en el primero: HACER EJERCICIO. El Segundo peldaño de Reiniciacc.

(más…)