Etiqueta: Maternidad

Estrenamos Calendario de Adviento!!

Es empezar diciembre y parece que ya huele a Navidad. Sí, ya se que los escaparates ya están adornados desde hace semanas. Que muchos pueblos y ciudades ya tienen las luces puestas y luciendo desde hace días. Pero sin embargo, no es lo mismo. Es como si noviembre fuera el calentamiento previo a una carrera. Ves desde las gradas como se preparan, pero realmente no es hasta que llega diciembre cuando comienza la carrera. Diciembre es, como quien dice, el pistoletazo de salida.

Hoy por fin muchos niños comenzarán la cuenta atrás para la llegada de Papá Noel. Ese personaje que en muchas casas sirve de ayuda (chantaje) para que los peques se porten bien. Ese personaje gordinflón, de traje rojo y barba blanca que tanta ilusión les hace porque llevan escuchando hablar de él mucho tiempo. Y oye, que siempre hablan bien. Es más, todo el mundo dice que ese tal Papá Noel les trae muchos regalos a los niños. Solo hay que portarse bien y escribirle una carta al Polo Norte pidiéndole que quieres que te traiga de regalo. Así que, sí, debe ser alguien muy guay.

Como no van a desear que llegue ese día?

(más…)

Primer Cumpleblog!

Hoy hace un año que empezaba esta aventura. Una aventura que tenía como fin darle la vuelta a mi vida. Reiniciarse y no morir en el intento. Puede que el camino que tenía pensado fuera otro, pero sin duda lo que tengo claro es que mi vida ha cambiado.

Recuerdo que los objetivos principales eran conseguir sentirme mejor conmigo misma. Salir de una situación de caos tras la maternidad. Para ello tenía como propósito comer más sano, hacer más deporte, organizarme mejor… y este blog era mi compromiso público para que no cayeran en saco roto. Hoy puedo decir que esos propósitos siguen ahí, y siguen siendo muy importantes. Pero es verdad que mis posts se fueron decantando hacia lo que hoy es mi vida, mi prioridad, mi día a día… la maternidad! Mi manera de vivirla y sentirla.

Y gracias a ello he tenido la oportunidad de formar parte de @madresfera. He tenido el placer de conocer a gente maravillosa y gente que seguía desde hace tiempo. Gente que suma. Gente con la que te identificas y que te entiende. Gente de la que no dejas de aprender.

(más…)

NO al Cachete!!

Nadie tiene la receta mágica para llegar a ser madres/padres perfectos. Ojalá! Ojalá ante cualquier situación donde no supiéramos cómo actuar, nos sintiéramos desbordados, sin saber que hacer o que es lo mejor… tuviéramos un genio o un hada madrina que nos dijera paso a paso que debemos hacer. Pero no!

El primer error ya lo cometemos al pretender ser padres/madres prefectos. Eso no existe. Como seres humanos que somos, no nacemos aprendidos, nos equivocamos, una, dos… muchas veces. Tropezamos varias veces en la misma piedra. Sin embargo, lo que verdaderamente importa es saber parar, reflexionar, ver que hicimos mal, que podemos cambiar o mejorar, levantarse y solucionarlo. Aprender de los errores cometidos para no cometerlos de nuevo.

La responsabilidad de educar a un hijo, la responsabilidad de hacerlo sabiendo que lo que haces es lo mejor para él, es enorme. Pero sobretodo, es muy muy difícil. Y ya no solo por las dudas, miedos… por la culpa. Sino también por la “herencia educacional” que llevamos a nuestras espaldas. Las famosas “mochilas”.

Muchas veces, ante el desconocimiento, lo que hacemos es recurrir a lo que nos enseñaron de pequeños, a lo que se vino haciendo siempre. Sin embargo, los que me conocéis sabéis que soy de la opinión de que, porque algo se lleve haciendo de una manera toda la vida, no quiere decir que esté bien hecho. Solo hay que pensar en el tema cachete. Es una mochila que llevamos arrastrando desde pequeños. Lo vivimos, lo aprendimos, lo normalizamos… pero, NO está bien!

(más…)

Por qué… Por qué… Por qué??

Mamá, por qué esta señora va en una silla de bebé (silla de ruedas)? Por qué tengo que ir al cole? Por qué hay que lavarse las manos? Por qué ese señor no tiene pelo? Por qué llueve? Por qué nos mojamos? Por qué Bob Esponja es una esponja? Por qué vive en una piña debajo del mar?

Sí, señores… no hay ninguna duda. El peque ha llegado a la etapa de los “y por qué?”

Los niños desde muy pequeños quieren saberlo/explorarlo todo. Al principio su forma de explorar y descubrir cosas es tocando todo, chupando todo, incluso tirando todo… en definitiva mediante la manipulación y la exploración de los objetos y su entorno, etapa que alcanza su momento álgido cuando comienzan a caminar. Sin embargo, es cuando empiezan a hablar y a manejar el lenguaje, cuando realmente empiezan las preguntas. Quieren saber el motivo de todo. De cada acción, decisión o cosa que hacemos. Eso, sumado a que los niños no tienen filtro, te puedes encontrar con preguntas de todo tipo. Preguntas curiosas, preguntas divertidas, disparatadas… preguntas inverosímiles… preguntas comprometidas, agobiantes.

(más…)

Conferencia con Lucía, mi Pediatra.

Ayer, por fin tuve la oportunidad de ir a una conferencia de “Lucía, mi pediatra” y conocerla en persona.

Cuando me quedé embarazada, supongo que como toda madre, me empecé a interesar más por los temas de embarazo y maternidad. Mis lecturas, visitas y búsquedas en RRSS, se empezaron a centrar en páginas y perfiles de gente que estuvieran relacionados, o me pudiera ayudar en todas esas dudas del nuevo camino que acababa de comenzar y que era tan desconocido para mi. Desde síntomas que podía tener, dudas sobre el parto, futuros cuidados del bebé, lactancia, postparto… En una de esas búsquedas descubrí a Lucía (y a mucha gente más) y desde entonces procuré tenerla cerca. Sus libros, sus palabras… su forma de comunicar y de llegar… sus consejos… sin duda fue mi luz en muchos momentos de oscuridad.

Por eso cuando me enteré que venía a dar una conferencia a mi ciudad, no lo dudé ni un segundo. Tenía que ir a verla, a darle las gracias… abrazarla.

La conferencia fue increíble, y es que Lucía no defrauda!! Cercana, natural, espontánea… conectas con ella desde el minuto cero. Ayer más emocionada que de costumbre, como ella misma reconoció, debido a su reciente llegada del viaje a Senegal. Un viaje que dice que le ha cambiado para mejor, y yo, no me lo puedo imaginar… mejor todavía?

Fueron aproximadamente tres horas de conferencia que se pasaron volando. Risas, anécdotas, historias que te ponen los pelos de punta, lágrimas y emociones a flor de piel.

Y es que, a todo ello, habría que sumarle su tremenda generosidad, ya que a pesar de encontrarse algo indispuesta, decidió seguir adelante, quitándole hierro al asunto e incluso bromeando, un acto que la engrandece aún más. Después de acabar la conferencia, ahí estuvo, para recibir y atendernos a todos los que quisiéramos, uno a uno, sin prisas. Como ella misma dijo, hasta que el cuerpo aguante! Gracias Lucía.

Posiblemente si ahora te tuviese delante aprovecharía para decirte muchas cosas más. Pero a veces la emoción o incluso la vergüenza nos paraliza, ya me dirás, a estas edades… Te hubiera dado de nuevo las gracias, gracias por hacernos llegar ese mensaje de tranquilidad, de fuera culpa, de aprovechar cada momento y de seguir nuestros instintos para hacerlo de la forma que mejor sepamos, la nuestra, la de cada uno. Gracias por haber sido mi luz durante muchos momentos de oscuridad. Gracias por darle sentido a palabras y sentimientos desconocidos y de los que nadie te dice nada. Gracias por luchar por el bienestar de nuestros hijos, y por dar la cara por nosotros en muchas batallas que nos afectan a todos. Gracias por no ser una pediatra de coraza y acompañarnos en nuestras alegrías y también en nuestras luchas y penas. Ojalá el mundo estuviese lleno de Lucías. GRACIAS!

Para terminar, me gustaría decirle a todos los que no la conocen, que por favor, ya estáis tardando. A los que ya la conocéis pero aún no fuisteis a una conferencia suya, si tenéis ocasión, hacerlo, os lo recomiendo sinceramente. Y todos lo que queráis saber más sobre la conferencia de Lucía, “Educar desde la tranquilidad“, os dejo aquí el enlace a un post que escribió Mamá Pingüino sobre la conferencia y todo lo que se trata en ella, que no tiene desperdicio. Yo no podría añadir nada más.