Han pasado casi cinco meses y sin embargo te miro embobada, aun no me puedo creer que estés aquí conmigo, tan hermoso, tan lleno de vida, y tal como indica tu nombre, tan deseado… Hace nada eras mi deseo al apagar las velas de la tarta, al saltar la hoguera de san Juan, al comer las doce uvas de Navidad… Y ahora, aquí estas…. Después de meses de alegría, preocupación, desconocimiento, expectación…. Después de meses de lloros, risas, dolor, cansancio, noches enteras sin dormir, pero sobretodo, sobretodo FELICIDAD. Aquí estoy a tu ladito, incrédula de mi, incrédula de verte… Mis palabras son escasas, insignificantes, para poder expresar lo feliz que me has hecho. Me has cambiado la vida, has cambiado el significado a mi vida, has cambiado las prioridades a mi vida…. Y ahora mi vida eres tu! Ahora cuando vaya a apagar las velas, a saltar la hoguera de san Juan, a comer las uvas de Navidad… mi mayor deseo será verte crecer feliz y sano, que me perdones cuando te enfades conmigo por intentar educarte lo mejor posible, que esta unión tan grande que tenemos ahora no se acabe nunca, y nunca te olvides que tu madre siempre estará a tu lado.

(más…)