Que levanten la mano todas las madres que se han sentido alguna vez como “la mala de la película”.

Y cuando digo mala me refiero a estar todo el día dando órdenes. Eso no se hace, pórtate bien, lleva eso a su sitio, termina lo que tienes en el plato, no eches agua fuera de la bañera… En definitiva, poniendo normas.

Mientras, en un mundo paralelo, está papi. Relajado, divertido… saltándose las normas, haciendo travesuras… echando por tierra el trabajo que mami lleva haciendo todo el día.

(más…)