Ahora que se acerca la navidad os voy a enseñar la receta de una tarta de queso y chocolate blanco que siempre suelo hacer por estas fechas y, que además, está de rica que quita el sentido. 

En el post de la tarta de queso al horno ya os había prometido esta receta. Así que aprovecho estas fechas, si todavía estáis pensando en el menú de navidad y no sabéis qué postre hacer… tomad nota, porque podéis sorprender  a vuestros comensales con esta tarta diferente, riquísima y súper fácil de hacer.

Ingredientes para la base:

  • 1 paquete de galletas (tipo maria) 
  • 40 gr mantequilla
  • un chorrito de leche

Paso a paso:

En un tazón echaremos la mantequilla junto con un chorrito de leche, lo metemos en el micro medio minuto para que esta se derrita. Por otro lado cogemos el paquete de galletas y las trituramos asegurándonos de que no queden trozos grandes por el medio.

Cogemos un molde, preferiblemente desmontable y vaciamos las galletas trituradas. Le echamos por encima la mezcla de leche y mantequilla y revolvemos hasta que estén bien humedecidas todas las galletas. Entonces  las repartiremos bien por toda la base del molde aplastándolas con una cuchara (o los dedos) y asegurándonos de que quede lo más homogénea posible.

Una vez lista, se meterá en la nevera mientras realizamos el resto de la tarta.

Ingredientes para la tarta:

  • 200 ml de leche
  • dos cucharadas soperas de azúcar 
  • 550 ml nata
  • 200 gr de queso de untar
  • 200 gr de chocolate blanco
  • dos sobres de cuajada 

Paso a paso:

En primer lugar ponemos una cacerola al fuego con la leche y el azúcar y con unas varillas removemos. Añadimos la nata y el queso de untar y seguimos removiendo a fuego medio. Cortamos las tabletas de chocolate blanco en onzas y las echamos. Removemos hasta que veamos que los ingredientes se han disuelto y mezclado bien. A continuación agregamos la cuajada y seguimos removiendo hasta que veamos que empieza a espesar sin dejar que llegue a hervir. 

Sacamos el molde con la base de galleta y poniendo una cuchara hacia abajo vamos vaciando poco a poco el contenido de la cacerola en el molde dejándolo caer sobre la cuchara para que así impida que la base se deshaga. 

Ahora la dejaremos una hora para que se temple y luego la meteremos en la nevera mínimo cinco o seis horas, aunque mi consejo es hacerla de un día para otro. 

Y ya está, sin horno ni complicaciones. Más sencilla no puede ser!!

Ingredientes para decorar:

  • Chocolate de repostería para fundir
  • fresas 

Paso a paso:

La tarta en sí queda perfecta, pero a mí me gusta decorarla para darle un toque de color y de contraste. En esta ocasión para decorar la tarta hemos elegido chocolate negro y fresas. Pero podéis elegir otras frutas (arándanos, moras, grosellas, granada… ), mermelada, siropes… o incluso prescindir del chocolate negro. Aunque reconozco que para mí el chocolate negro es un imprescindible a la hora de decorarla. Me encanta el contraste que le da y también el sabor.

Antes de empezar con la decoración debemos esperar a que pasen mínimo cinco horas y ya esté completamente cuajada. Yo suelo hacer la tarta el día antes y decorarla en el propio día. 

Para empezar lavaremos las fresas y las dejamos secar. Mientras aprovecharemos para fundir el chocolate al baño maría. Cuando ya esté fundido lo meteremos en un recipiente para salsas tipo biberón. Este será el que nos ayude a hacer el dibujo o las letras que queramos. 

Por último, dejar volar vuestra imaginación y decorarla como más os guste. En este caso al emplear fresas hemos simulado flores. 

Tiene pintaza o no?? Pues si la probáis… madre mía. Animaros a hacerla y dejadme vuestros comentarios de qué os ha parecido. 

2 Comments on Tarta de queso y chocolate blanco (sin horno)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *