El volcán de lava es el último de los experimentos que me quedaba por enseñaros del día que pasé con los peques en el cole de mi niño.

Como ya os conté en el post anterior, hace unas semanas tuve la oportunidad de acudir a realizar unos experimentos o manualidades al cole de mi niño. Hicimos slime, monstruos espumosos de colores y este fantástico volcán de lava.

La verdad, estoy encantada con el cole del peque, me gusta que involucren a los padres y madres en los proyectos. Sé que a veces es complicado para nosotros por la falta de tiempo, y muchas veces tener que hacer cosas para el cole supone un esfuerzo muy grande y algún que otro quebradero de cabeza. Pero al final, siempre, vale pena. Por eso, aprovechando uno de mis días libres en el trabajo, y aprovechando que el cole pone a nuestra disposición el poder acudir a pasar un día con ellos para enseñarles o realizar cualquier actividad, no lo dude ni un segundo. Sabía que estos experimentos, que ya habíamos hecho en casa, y que al peque tanto le habían gustado, también le iban a gustar a los peques.

Siempre digo que no hay nada mejor que aprender jugando, y ese día hemos aprendido muchas cosas. Hemos aprendido lo que es la lava, porque es de color rojo, porque luego se pone de color negro… hemos aprendido a mezclar colores para crear otros, y sobre todo hemos aprendido que al mezclar distintos materiales se pueden hacer cosas muy chulas (siempre con la supervisión de un adulto, claro está)

Sin duda, ese día quedará para siempre en mi memoria porque fue un día increíble. Y puedo afirmar lo mismo de mi peque. Verme allí en el cole, con él de ayudante, como habíamos hecho tantas veces en casa, pero ahora con sus compañeros de clase… estaba feliz, eufórico… y orgulloso de su mami, de mí… y yo, yo moría de amor.

Así que, desde aquí, si en el cole de vuestros peques os brindan la oportunidad de ir a realizar actividades con ellos, de verdad, no lo dudéis, aprovechad esa oportunidad, es irrepetible. Y lo mejor, no es necesario hacer grandes cosas, a veces con pocas cosas se pueden hacer maravillas. Un ejemplo, es este volcán de lava.

Materiales:

  • Bote transparente
  • Agua
  • Colorante
  • Aceite vegetal
  • Pastilla efervescente

Paso a Paso:

Lo primero será echar, más o menos, 1/4 parte del tamaño del bote de agua. Luego, el colorante alimenticio, podéis darle el color que a vosotros más os guste, nosotros hemos elegido morado. Una vez mezclado bien el color, se añadirá el aceite vegetal, muy despacio para que no se formen burbujas. Para ello, lo ideal es inclinar un poco el recipiente e ir dejándolo caer despacito. La cantidad será un poco más del doble que hemos echado de agua.

Dejamos reposar un par de minutos, y a continuación echaremos la pastilla efervescente (vale cualquiera). Tachán!! Ahí lo tenéis!! A que es increíble!! A continuación, podéis añadir otra pastilla, veréis que el efecto es mayor que antes. Incluso podéis guardarlo varios días. Sólo tenéis que añadir de nuevo la pastilla y, magia!!

Alternativa:

Siguiendo los mismos pasos de antes, también podéis hacer una lámpara de lava. Para ello lo único que tenéis que hacer es encender la luz del móvil y colocar este con la luz hacia arriba debajo del bote. Hacerlo de manera que quede estable, no queremos disgustos, jejeje.

Si lo hacéis en una habitación a oscuras dejando solo la luz de la lámpara y en ese momento echáis la pastilla… os aseguro que el peque alucinará.

Espero que os hayan gustado estos experimentos tanto como a nosotros. A continuación os dejo el tutorial del volcán de lava para que le echéis un vistazo y os animéis a hacerlo.

Qué os ha parecido? Más fácil imposible!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *