Sí, te lo digo a ti. Que conoces mis debilidades. Que aprovechas la mínima para acecharme, y yo como una tonta, caigo en tus redes. Y lo hago a sabiendas de que me va a perjudicar. De que luego voy a estar desbordada y me voy a sentir mal. Sabré que he malgastado el tiempo por tu culpa.

A ti, que te miro de frente pero sin hacerte frente. Hoy te digo… basta!

Y lo hago porque te odio, porque eres un estorbo, porque me complicas la vida… y no quiero volverte a ver! Quiero empezar este año sin tu presencia, sin tu influencia… voy a por ti, Procrastinación. Y cuando lo haga, no quedará nada de ti. Aunque se que no es fácil. Pero lo conseguiré.

Últimamente te has hecho muy famosa. Cada vez se escucha hablar más de ti, “La Procrastinación”, de los efectos que causas en la gente. Pero será por poco tiempo. Porque tengo claro que poco a poco saldrás de la vida de todos ellos, como lo harás de la mía. Solo hay que quererlo. Pararse y decir, hasta aquí!

Y cómo? Teniendo en cuenta los siguientes consejos que he recopilado para combatirla:

  • Hacer una lista sencilla con tus tareas. Puedes buscar un método de organización o simplemente papel y lápiz. Esta lista te permitirá observar mejor lo que tienes pendiente, lo que tienes a medio hacer, lo que ya has hecho… En definitiva, permitirá organizarte mejor. Yo, como ya sabéis, utilizo un método de organización muy sencillo y práctico, el bullet journal. Para gestionar temas de tareas es ideal.
  • Si te encuentras delante de una tarea breve, cuya realización a penas lleva tiempo (menos de diez minutos). No tiene sentido que la pongas en tu lista de tareas engrosando la misma. Hazla en ese mismo instante.
  • Si por el contrario la tarea requiere de mucho tiempo, o es muy tediosa. Puedes abordarla descomponiéndola en partes más pequeñas (si se puede) e irla realizando por partes, o bien dedicarle X tiempo al día, o un día a la semana, hasta completarla. En ocasiones, posponemos una tarea que parece tediosa por el simple hecho de no saber por donde empezar, de manera, que aunque tu intención sea dividirla puede que te sorprendas y la acabes realizando de una atacada. Solo era necesario empezar.
  • No adquieras más tareas de las que puedas permitirte realizar, y menos por compromiso. Hay que aprender a decir NO.
  • Gestionar bien la energía. Por un lado, debemos cuidar nuestros hábitos, comer sano, hacer deporte, dormir bien… eso ayudará a sentirnos con energía. Por otro, debemos repartir las tareas en función de la energía que requieran las mismas. Dejando las más sencillas para cuando nuestras energías ya estén al mínimo.
  • Gestionar el tiempo que tienes al día para destinarlo a la realización de tareas. Para ello lo ideal es establecer unas rutinas.
  • Evitar las distracciones. A veces cuando nos cuesta arrancar nos vale cualquier cosa o distracción como excusa. Por eso es importante dejar todo aquello que nos pueda provocar una tentación, lejos de nuestro alcance. También es importante tener un sitio o ubicación donde te sientas cómodo y te resulte fácil concentrarte para la realización de tareas que requieren de mucha concentración.
  • Desecha. Haz periódicamente una revisión de tus tareas. Aquellas que veas que ya no tienen sentido llevarlas a cabo, aunque en su día sí, no tengas miedo de abandonarlas. Aunque incluso las hayas empezado. A veces es necesario soltar lastre y liberarse, pasar página para dedicarnos a otra.
  • Por último y no menos importante. Hazlo público, cuéntaselo a tus amigos, familia, redes sociales… como lo hago yo aquí. Es una manera de crear un compromiso público y motivarnos más para seguir adelante.

 

Yo voy a ponerlos en práctica y tú? Vas a dejar que te gane la Procrastinación?

 

Procrastinación
La procrastinación, postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar voluntariamente actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables, y cuyas consecuencias pueden ser (y normalmente, son) negativas.

6 comments on “Voy a por ti!!”

    • Me alegro! A ver si así se me pega un poco de tu entusiasmo y fuerza de voluntad! Lo vamos a conseguir! Y de paso a ver si te copio en otras cosas. 😜

  1. Es el mal de nuestros días y sí, NETFLIX TIENE MUCHA CULPA. En serio, es cierto y verdad que es facilísimo dejarse llevar. Yo procuro llevar una lista de tareas, y si procastino un poco, lo compenso luego, pero no me acaba de apañar porque soy de las que los remordimientos y la conciencia no la dehan tranquila…Un besote

    • Siiii… a mi me pasa igual. Luego me martirizo y digo, si lo hubiera hecho antes. Pero antes me pareció que no era buena idea y que la serie que tenía pendiente molaba más. Jajajaja 🤦🏻‍♀️ En serio, esas cosas que me hacen sentir mal son las que quiero eliminar, o por lo menos intentar que si son cosas que puedo evitar, pues evitarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.